Hace siglos, el emperador Tiberio eligió la magnífica localidad de Damecuta en Capri para construir una de sus legendarias villas.
En las proximidades de la villa del emperador se sitúa Il Mulino, una residencia de campo de puro estilo mediterraneo que anteriormente fue una granja y un molino de aceite.
Il Mulino es el lugar ideal para aquellos que quieran relajarse rodeados de un paisaje vegetal espectacular, formado por olivos, limoneros y flores, y de un interior construido con simplicidad y buen gusto.
Cada habitación posee una terraza ideal para tomar el sol y disfrutar de un desayuno caseros.
El hotel dispone de zonas comunes: restaurante, snack bar, piscinas de adultos y niños, solarium y acceso directo al mar. Los clientes también pueden disfrutar de la conocida hospitalidad de los habitantes de la isla.